NO al macromatadero de Binéfar (Huesca) | LiberANIMA | Coruña Animal Save | Anonymous for the Voiceless

 

NO AL MACROMATADERO DE BINÉFAR (HUESCA) | LIBERANIMA | CORUÑA ANIMAL SAVE | ANONYMOUS FOR THE VOICELESS

 

Los cerdos son animales curiosos, sociales, sensibles e inteligentes. Su vida sometida por los hombres tiene poco que ver con sus peculiaridades naturales. Las hembras son inseminadas con un tubo de metal y no pueden salir de los reducidos “corrales de gestación”. Cuatro meses sin poder moverse.

Antes de dar a luz, son trasladadas a “corrales de parto” donde paren y amamantan a sus lechones recostadas en el suelo del reducido corral. Nada más nacer, cortan los dientes de los lechones para acelerar el crecimiento y prevenir cualquier daño a la “mercancía”.

A las dos o tres semanas, castran a los varones, para que sean más dóciles y cómodos de manejar. Además, así crecen con más grasas en el cuerpo, y su carne tendrá un olor menos intenso. Una persona sujeta al cachorro boca abajo mientras otra corta los testículos. Sin anestesia, con un cuchillo afilado.

A las tres semanas, los lechones son separados de sus madres y trasladados al “parvulario” donde sufren una mutilación más: se les cortan las orejas para su identificación. Ésta es, según la propia industria, la forma más barata.

Cuando alcanzan entre 15 – 30 kg de peso, los cerdos son trasladados a las “pocilgas finales” donde vivirán hacinados y serán cebados hasta que pesen unos 120kg a la edad de 6 meses.

Muchos morirán por enfermedades y patologías, como el atrofiamiento de los músculos. Los que sobrevivan, a pesar de la ansiedad, la depresión y la demencia, son amontonados en camiones y llevados a los mataderos. No todos llegan vivos, es frecuente la muerte de cerdos durante el viaje.

LiberANIMA se une a Animal Save Coruña y Anonymous for the Voiceless para mostrar su total rechazo a la próxima apertura del macromatadero de Binéfar, en Huesca. En este macromatadero se asesinarán a más de 30.000 cerdos al día. 30.000 vidas que sufrirán el dolor, las torturas y el horror antes mencionado.

No nos cansaremos de dar voz a quienes no la tienen.